La mayoría de las personas con hepatitis C desconoce que está infectada

7/28/2011 12:08:00 PM Venezuela

A pesar de ser consideradas un importante problema de salud pública por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las hepatitis virales no son altamente reconocidas por la comunidad, a tal punto que la mayoría de las personas que están infectadas lo desconocen. Se estima que sólo la hepatitis C afecta en forma crónica de 130 a 170 millones de personas y que cada año mueren por sus complicaciones unas 350.000.

  • De las distintas hepatitis virales sólo la de tipo “C” afecta en la actualidad de 130 a 170 millones de personas y causa la muerte de 350.000 pacientes al año.
  • Es la principal causa de trasplante hepático en países desarrollados y la responsable de la mitad de los tumores de hígado.

A pesar de ser consideradas un importante problema de salud pública por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las hepatitis virales no son altamente reconocidas por la comunidad, a tal punto que la mayoría de las personas que están infectadas lo desconocen. Se estima que sólo la hepatitis C afecta en forma crónica de 130 a 170 millones de personas y que cada año mueren por sus complicaciones unas 350.000.

La necesidad de crear conciencia en torno a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad ha llevado a la creación del Día Mundial de la Hepatitis, que a partir de este año es impulsado por la OMS, y que se celebra el 28 de julio.

El diagnóstico de la infección por el virus de la hepatitis C se realiza través de un examen de sangre, que evalúa la presencia de anticuerpos específicos. Sin tratamiento, la hepatitis C puede conducir a la cirrosis, a la insuficiencia hepática y al cáncer de hígado. Esta enfermedad es la principal causa de trasplante hepático en Estados Unidos y la causa de la mitad de los tumores de hígado.

La reciente aprobación por parte de FDA (Food and Drug Administration de los Estados Unidos) y la más reciente aprobación de la EMEA (European Medicines Agency) de un nuevo medicamento para el tratamiento de la hepatitis C, amplió el arsenal terapéutico del que se dispone en la actualidad para combatir al virus. La adición al tratamiento estándar del nuevo inhibidor de la proteasa demostró ampliar en forma significativa el porcentaje de pacientes que respondieron al tratamiento. Resultados similares se observaron en pacientes que habían fracasado a la terapia convencional.


Una enfermedad que progresa en silencio

La hepatitis es la inflamación del hígado, que habitualmente es causada por un virus. De los cinco virus de la hepatitis conocidos (A, B, C, D y E), sólo el B y el C son capaces de generar una infección crónica, lo que puede llevar al desarrollo de complicaciones a largo plazo. Sumadas, las hepatitis B y C afectan a más de 500 millones de personas y se estima que un millón de pacientes mueren cada año; estimaciones indican que 1 de cada 3 personas ha estado expuesta a alguno de estos dos virus en algún momento de su vida.
El conocimiento del virus de la hepatitis C es relativamente reciente: fue identificado en 1989. Se transmite principalmente a través del contacto directo con la sangre , ya sea por el uso de jeringas no esterilizadas, a través de transfusiones de sangre no segura, al compartir objetos de aseo personal contaminados con sangre infectada (como máquinas de afeitar o cepillos de dientes) o al tener relaciones sexuales sin condón con una persona infectada.

Hasta un 85% de las personas que contraen la infección por el virus de la hepatitis C desarrollarán la forma crónica de la enfermedad. El problema es que en la mayoría de los casos la enfermedad se desarrolla en forma asintomática, dañando progresivamente el hígado sin que el paciente lo sepa.

Se estima que:

  • Entre el 60 y el 70% de los pacientes desarrollará enfermedad hepática crónica.
  • Entre el 5 y el 20% de los pacientes padecerá cirrosis.
  • Entre el 1 y el 5% de los pacientes morirá por cirrosis o cáncer hepático.

Mejorar la respuesta de los pacientes a los tratamientos
En la actualidad, el tratamiento estándar de la hepatitis C es el uso combinado de dos medicamentos: el interferón pegilado y la ribavirina. Este tratamiento logra erradicar el virus hasta en un 80% de aquellos pacientes que tienen las variantes (genotipos) 2 y 3 del virus, sin embargo, entre aquellos que están infectados con el genotipo 1 la respuesta es de hasta el 50%. Por otro lado, muchos pacientes no toleran bien estos medicamentos.

Aproximadamente la mitad de los pacientes no responde al tratamiento estándar y sus efectos secundarios suelen debilitarlos. En este marco, nuevos tratamientos para la hepatitis C se convierten en una imperiosa necesidad, teniendo en cuenta además el gran número de pacientes que, aún bajo tratamiento, tienen un daño hepático severo.

Estudios clínicos publicados recientemente en la prestigiosa revista médica The New England Journal of Medicine han demostrado que la adición del inhibidor de proteasa a la terapia estándar aumentó el porcentaje de pacientes que respondieron al tratamiento, tanto en aquellos pacientes previamente no tratados, como entre los que habían fracasado al uso de interferón pegilado y ribavirina.

Estimular la prevención
El año pasado, en la 63ª Asamblea Mundial de la Salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una resolución sobre las hepatitis virales, en la que reconoció el inmenso impacto sobre la salud de estas enfermedades –sólo el número de personas con hepatitis B y C es diez veces mayor que el número de personas con HIV/SIDA–, así como también la falta de atención que han recibido hasta el momento.

Esa misma resolución designa al 28 de julio como Día Mundial de la Hepatitis, con el objetivo de “proveer una oportunidad para educar y ampliar la comprensión de que la hepatitis es un problema de salud pública global, y para estimular el fortalecimiento de medidas de prevención y control de la enfermedad”. Hasta el año pasado, el Día Mundial de la Hepatitis era celebrado el 19 de mayo.

Durante ese día, organizaciones médicas, asociaciones de pacientes e instituciones públicas de 76 países llevarán adelante distintas actividades con el fin de generar conciencia sobre la importancia del diagnóstico y el tratamiento temprano de las hepatitis.


Sobre MSD

Hoy MSD es una empresa global del cuidado de la salud que trabaja para ayudar al mundo a Estar bien. A través de nuestros medicamentos de prescripción, vacunas, terapias biológicas, productos para el consumidor y salud animal, trabajamos junto con nuestros clientes y tenemos presencia en más de 140 países ofreciendo soluciones de salud innovadoras. También demostramos nuestro compromiso con mejorar el acceso al cuidado de la salud a través de políticas, programas y alianzas de largo alcance. Para más información, visite www.msd.com.ve

Contacto de Prensa
MSD



Johanna Navarro

Gte. Comunicaciones MSD
Telfs: 0212-212-55-15
johanna.navarro@merck.com
Smartcom



Syrecthza Yépez

Ejecutiva de Cuentas
Tlfs: 0212-9928620 / 9721 / 9917078
syepez@smartcom.com.ve
Derechos reservados ©2018 Merck Sharp & Dohme Corp. una subsidiaria de Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Venezuela.