Corazón y VIH sí pueden entenderse con buenos cuidados

11/27/2014 8:05:00 AM Venezuela

Corazón y VIH sí pueden entenderse con buenos cuidados

La infección con el virus que debilita al sistema inmunológico puede complicarse a futuro por el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, debido a las alteraciones metabólicas que suceden en las personas que viven con VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana). Alimentación, ejercicio y hábitos saludables son la constante en la recomendación médica

El corazón siempre es importante así como su cuidado, más aún, en épocas del año como la navideña en las que ocurren exacerbaciones en todo sentido, se rompen frecuentemente los hábitos alimenticios sanos, se alteran los ciclos de sueño por los compromisos sociales y el estrés aumenta. En personas que viven con VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) cuyo sistema inmunológico es constantemente agredido y debilitado, permitiendo que otras enfermedades e infecciones oportunistas lo ataquen, es imprescindible disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) para evitar complicaciones a futuro.

Si bien es cierto que actualmente muchas personas infectadas con el VIH alcanzan a tener una larga vida y en buenas condiciones, también lo es el hecho de que esto lo logran gracias a la toma continua del tratamiento antirretroviral, al consumo de alimentos saludables, ejercitarse regularmente y contar con el apoyo de profesionales de la salud. Estos mismos hábitos, pero de manera más vigilada, son los que todo paciente VIH con enfermedad cardiovascular debe seguir.

El doctor Miguel Morales, infectólogo, subraya: “Las alteraciones metabólicas observadas en el metabolismo lipídico de las personas que viven con VIH-SIDA, (aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos) y de los hidratos de carbono (resistencia a la insulina, aumento de los niveles de glucemia y ocasionalmente diabetes mellitus) incrementan el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, ya de por sí elevado por la alta prevalencia de otros factores cardiovasculares clásicos que encontramos en nuestros pacientes, como la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo y los antecedentes de historia familiar. Se hace por tanto necesaria la valoración del riesgo cardiovascular existente antes del inicio del tratamiento antirretroviral y durante su cumplimiento de por vida”.

Aclara el galeno que no todas las personas que viven con VIH padecen enfermedad cardiovascular, eso dependerá de los factores inherentes al virus y otros relacionados con el paciente (edad, obesidad, sedentarismo, hábito tabáquico, historia familiar) así como algún tipo de tratamiento antirretroviral indicado.

Educación y cuidados en salud

Afortunadamente, continúan los esfuerzos por incrementar a escala mundial el acceso al tratamiento antirretroviral, así como para impulsar más educación sexual que contribuya a la prevención y la disminución de los tabúes. En este sentido, MSD, empresa dedicada al cuidado de la salud, realiza talleres en el país para brindar actualización médica. Actualmente se han beneficiado más de 100 médicos en las ciudades: Caracas, Maracaibo y Puerto La Cruz, y los esfuerzos continuarán por extender los conocimientos y la prevención de este virus que, según la OMS, es uno de los agentes infecciosos que traen más problemas de salud y disminución de la calidad de vida y en los tres últimos decenios se ha cobrado más de 25 millones de vidas.

Igualmente, es importante señalar, según acota el doctor Morales, que la aparición de enfermedades como la diabetes, infartos del corazón, hipertensión arterial o alteraciones en los vasos sanguíneos (accidente cerebro vascular) son complicaciones que también pueden presentarse en pacientes con VIH y riesgo cardiovascular.

Sin embargo, el cuidado de varios hábitos ya señalados como la sana alimentación y la ejercitación regular contribuyen en la prevención. “La alimentación en general deber ser balanceada y baja en hidratos de carbono y grasas. Se ordena la evaluación con un nutricionista para que indique una dieta individualizada según cada paciente y el riesgo cardiovascular que presente. Igualmente, es importante que sepan que pueden realizar todo el deporte que deseen. Sea VIH-SIDA, con o sin riesgo cardiovascular, la actividad física sobre todo aeróbica es imprescindible para la buena evolución clínica y nutricional”, puntualiza Morales.

Acerca de MSD junto a mí

“MSD junto a mí” es un programa, concebido con el propósito de ofrecer beneficios que estén orientados a la salud integral de los pacientes en Venezuela en importantes áreas terapéuticas como: hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, hepatitis C, osteoporosis, anticoncepción, dermatología, asma y glaucoma para ofrecerle al paciente e interesados el más amplio apoyo.

Para conocer más de “MSD junto a mí” y cómo inscribirse visite www.msd.com.ve o llame al 0800 MSDSALUD (67372583)

Acerca de MSD

El MSD de hoy es un líder mundial para el cuidado de la salud que trabaja para ayudar al bienestar del mundo. MSD es una marca registrada de Merck & Co. Inc., basada en Whitehouse Station, N.J., E.E.U.U. A través de nuestros medicamentos de prescripción, vacunas, terapias biológicas, productos de libre venta al consumidor y veterinarios, trabajamos con nuestros clientes y operamos en más de 140 países para brindar soluciones de salud innovadoras. También demostramos nuestro compromiso de incrementar el acceso a la salud mediante políticas de gran alcance, programas y colaboraciones. Para mayor información, visite www.msd.com.ve

Acerca de MSD en Venezuela

MSD es una empresa líder en el cuidado de la salud, que lleva más de 60 años trabajando para ayudar a Venezuela a Estar bien.

Contactos para los medios de comunicación:

Yubelitze Angarita Borges Johanna Navarro
Directora de Cuentas Gerente de Comunicaciones MSD
0212-992.86.20 ext. 110 0212-212.55.15
yangarita@smartcom.com.ve johanna.navarro@merck.com
Derechos reservados ©2018 Merck Sharp & Dohme Corp. una subsidiaria de Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Venezuela.